El Mercadito

5€ DE DESCUENTO EN TU PRIMER PEDIDO
Transporte en vehículos especializados con 2 temperaturas: refrigerado y congelado
Servimos en

Productos ultracongelados

Los beneficios de los productos ultracongelados
El producto congelado ha tenido una mala prensa injusta en muchos casos, porque se han usado materias primas pobres para venderlas congeladas. Hoy en día consumimos sin saber muchos productos que son ultracongelados sin darnos cuenta. El producto bueno ultracongelado es igual de bueno; el producto malo ultracongelado es igual de malo. Tenemos que fijarnos en la calidad del producto, no en el proceso de conservación.
Hoy en día la tecnología de ultracongelación es una maravilla. Aún así hay productos que no quedan bien cuando se ultracongelan, y esos no los vas a encontrar en esta web: lo que aquí encontrarás es bueno, muy bueno, en ocasiones ultracongelado, en otras no.

¿Qué es la ultracongelación?
Es un proceso de congelación acelerada buscando que un producto se congele rápidamente en un tiempo muy reducido (en unos minutos); de esta manera se consiguen todas las ventajas de usar un producto como si fuera fresco; así conseguimos:

1.- Que permanezcan intactas todas sus propiedades (texturas, olor, sabor y nutrientes); podremos tener productos perecederos con un plazo de consumo muchísimo mayor.
2.- No usar conservantes artificiales: el conservante natural es el frío. Una gran mayoría de productos frescos y refrigerados de nuestra dieta diaria tienen conservantes; con la ultracongelación tenemos una dieta más sana.
3.- Seguridad alimentaria e higiene: los alimentos van a tardar muchísimo más en perder sus propiedades y vamos a poder detener la proliferación de bacterias perjudiciales. Algunos productos ultracongelados son en realidad mejores que frescos, pues el proceso de degradación ni siquiera ha comenzado.
4.- Usarlos cuando nos plazca: no tenemos la inmediatez del producto fresco que se va a estropear si no lo consumimos.

Muy importante: un producto congelado debe descongelarse lo más lentamente posible para que recupere todas las cualidades que tenía cuando estaba fresco; piensa que viene de un sueño profundo y necesita despertarse poco a poco; sigue las instrucciones de descongelado de forma precisa y te sorprenderá la calidad del producto fresco. Y nunca vuelvas a congelar un producto que ya haya sido congelado, a menos que lo hayas cocinado: al recibir tratamiento térmico lo puedes congelar de forma casera.